Autor:  Montserrat Perez Rubio

“El impacto del activismo” Históricamente, el feminismo ha sido una postura trascendental para las mujeres, ya que ha podido consolidarlas como sujetos de derechos, libertades, reconocimientos y con ejercicio pleno de sus facultades en el ámbito social, político y económico. A través de la continua exigencia de derechos, se ha logrado que el posicionamiento femenino emerja con mayor auge y, a su vez, los grandes movimientos existentes funcionan como ejemplo de esto.
Gamba nos menciona: “La lucha de la mujer comienza a tener finalidades precisas a partir de la Revolución Francesa, ligada a la ideología igualitaria y racionalista del Iluminismo, y a las nuevas condiciones de trabajo surgidas a partir de la Revolución Industrial”. Olimpia de Gouges, en su “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana” (1791), afirma que los “derechos naturales de la mujer están limitados por la tiranía del hombre, situación que debe ser reformada según las leyes de la naturaleza y la razón”.

“El feminismo es la lucha de cualquier mujer en cualquier tiempo y lugar, contra un patriarcado que oprime o pretende oprimirlas”. Por ello, el feminismo en México no data solo de ahora, los movimientos de mujeres han existido desde hace décadas, en las cuales se consideraron 4 grandes olas: Ilustración, 1ª Ola: etapa donde las mujeres toman mayor auge en el movimiento literario y social. Olimpia de Gouges emite la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana (1791)”. Siglo XX (desde los años 60 hasta los 90), “sufragismo”, 2ª Ola: se da presencia del voto femenino. Siglo XX (década de los 90), 3ª Ola: versan sobre influencias teóricas del marxismo, el psicoanálisis y del anticolonialismo. Surgen los diferentes tipos de feminismo: º Radical: busca ir a la raíz de la opresión del patriarcado, la abolición del género y se posiciona contra el capitalismo. º Liberal: lucha por la igualdad de oportunidades en el ámbito social, político y económico para hombres y mujeres, además de promover la teoría de la equidad de género. º Interseccional: considera que la violencia patriarcal está dirigida a cualquier mujer bajo la visión de más de una forma de marginalización. º Ecofeminismo: parte de que el patriarcado no solo condiciona y somete las vidas de las mujeres, sino que también ejerce poder sobre la naturaleza no humana. º Transfeminismo: pensamiento feminista que busca reflexionar sobre determinados tópicos a partir de la experiencia trans, desprendiendo reflexiones generales sobre el sexo, el género, el cuerpo, la tecnología y la violencia que van más allá de los cuerpos trans.
Siglo XXI, 4ª Ola: se incorporan los feminismos de nuevas generaciones, que parten de conquistas realizadas por mujeres de generaciones anteriores. Por otra parte, este movimiento, además de seguir consolidándose, se ha caracterizado por usar en las marchas el color morado, ya que este representa el repudio a cualquier tipo de violencia ejercida contra las mujeres, ya sea laboral, institucional, psicológica, física, sexual, entre otras. El origen se dio en 1910, cuando la alemana Clara Zetkin propuso, durante la Segunda Asamblea Internacional de Mujeres Socialistas, rendir homenaje a todas las protestas y manifestaciones de mujeres anteriores que exigían mejores condiciones laborales. Fue debido a esta asamblea que se estableció el 8 de marzo como Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras y se decidió utilizar el morado o violeta como un símbolo de la lucha de las mujeres que hasta ese momento no estaban representadas. En tanto, el pañuelo verde simboliza la reivindicación de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, para expresar que el aborto sea seguro, legal, libre y gratuito. El uso del paliacate homenajea a las Madres de la Plaza de Mayo de Buenos Aires que recurrían a los pañuelos blancos para visibilizar los secuestros y asesinatos ocurridos durante la dictadura de Jorge Rafael Videla.

1 .Susana Gamba, Feminismo: historia y corrientes (Mujeres en Red. El periódico feminista, 2008), http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1397

2. Julieta Paredes, El feminismocomunitario: la creación de un pensamiento propio (Corpus, 2017), https://journals.openedition.org/corpusarchivos/1835#tocfrom1n3.